PSICOLOGÍA

Hoy en día es un imperativo y, no cabe duda, que los tratamientos a los pacientes sea de manera integral, tanto lo físico lo píquico y lo espiritual van interrelacionados, se intercomunican, y son interdependientes.

La sicología al servicio de la salud integral.

Mirando y entendiendo el recorrido de la psicología y apretando la tecla "actualizar",nos encontramos con una diversidad de tratamientos para las enfermedades del presente siglo: como la ansiedad, que lleva a las crisis de pánico, estrés post traumático, fibromialgia, enfermedades inmunológicas, depresión, bipolaridad, estados desadaptativos, colón irritable, dolor crónico, etc. y surge el concepto psicosomático, asi la psicología comienza a ser un puente entre la mente y el cuerpo y camina hacia unir tambien lo espiritual, desarrollandose así un paradigma que comprende que los diferentes sistemas están interrelacionados y que las enfermedades se dan tambien en un contexto social interrelacionado.

Este paradigma comienza a tener bases sólidas en investigaciones realizadas desde la neurociencia, que da respuestas a esta interacción basadas en el conocimiento del cerebro y su funcionamiento. El rol fundametal del cerebro como un gran computador que dirige lo biológico y lo anímico. El enfoque de un cerebro tri-uno (instintivo,emocional y cognitivo), nos permite una gran comprensión de las enfermedades miradas como desregulaciones intersistemicas de estas áreas del cerebro, cuando el ser humano recibe una amenaza tanto interna como externa se produce una desregulación que genera una respuesta de sobrevivencia que es la base de los síntomas y enfermedades y también la base de la resiliencia.

Otro aporte, a esta mirada sistémica,es la psicología del desarrollo evolutivo que nos permite comprender el efecto de eventos traumáticos en la primera infancia, y según como fueran gestionadas estas experiencias por los padres o cuidadores el niño tendrá heridas profundas que a lo largo del tiempo se expresarán como síntomas psicosomáticos o si hubo contención, afecto y recursos emocionales a la mano, estas experiencias aumentarán la resiliencia y desarrollarán un sistema nervioso que enfrentará desregulaciones propias del vivir con altas defensas orgánicas y psíquicas.